Beato Bernardo Lichtenberg [Espaniol] I


Bernardo Lichtenberg
Beato, Presbítero y Mártir

* Ohlau 3 de diciembre de 1875
† Hof 5 de noviembre de 1943
Memoria: 5 de noviembre

 

➚Bernhard Lichtenberg nació el 3 de diciembre de 1875 en Ohlau, Silesia. Desarrolló su actividad pas­to­ral en Berlín de una forma ejemplar, como devoto presbítero (1899), como párroco en la catedral (1932), y como presidente del cabildo catedralicio (1938). Fue incansable en la pastoral y en las ac­ti­vidades caritativas. El 23 de octubre de 1941 fue arrestado por la Gestapo, debido a que rezó pública­mente por los judíos perseguidos y criticó la « eutanasia » que se venía practicando. El 22 de mayo de 1942 fue condenado por ello por un tribunal especial. Después de dos años de prisión y grave­mente enfermo, murió el 5 de noviembre de 1943 en Hof, cuando era conducido al campo de con­centración de Dachau. Fue beatificado como mártir el 23 de junio de 1996 en Berlín, por el papa Juan Pablo II. La tumba del beato Bernhard se encuentra hoy en día en la cripta de la Catedral de Santa Eduviges en Berlín.

Debemos examinar, juzgar y luego actuar bajo la luz de la eternidad.
De sus notas durante la prisión:

Alma mía, al despertar por la mañana comienza diciéndote a ti misma lenta y pensativamente: « Hoy quiero examinar todo a la luz de la eternidad, todo lo que me sucede, lo que me alegra  y lo que me apena, lo que me anima y lo que me oprime». Tal vez tendré ciertamente, dentro de algunas semanas que imponerme un segundo propósito, ya que me he percatado de cuál es mi problema: la impaciencia. En el futuro, después de mi primer propósito diré lenta y pensativamente: « Hoy quiero dominar mi alma con mi paciencia  ». Sé que perderé mil veces la paciencia, pero renovaré siempre el propósito de la pa­ciencia.
Tal vez entenderé después de algunos meses, porqué pierdo la paciencia tan rápidamente: soy muy rápido al hablar, lo que siento en mi corazón se me escapa por la boca, expreso demasiado rápido mi enojo. Tendré que imponerme un tercer propósito: « hoy me pro­pongo no pecar con la palabra ». Y, por­que el pensamiento siempre precede a la palabra, tendré que formular el tercer propósito: « hoy me propongo no pecar ni con el pensamiento ni con la palabra ». Ahora el círculo parece estar cerrado. En los próximos años actuaré según esta regla. Y si me doy cuenta de que todavía no me he convertido « en amor et deliciae » [amor y delicia] para mi entorno, mi familia y mis compañeros, entonces, me detendré de nuevo y buscaré más profundamente la causa de este mi actuar: « ¿quién o qué es lo que me lo impide? » Y encontraré que  no estoy del todo convencido. En el fondo, busco ser querido por los hombres y no por Dios. Me gusta ser alabado y reconocido. Me enojo cuando soy reprochado, criticado y juzgado maliciosamente. Me tendré que imponer un cuarto propósito: « hoy quiero hacerlo y sufrirlo todo por amor ». Deseo vivir un par de años según estas reglas y después ver hasta donde he llegado. Espero que Dios se apiade de mí, y de ello estoy seguro: « Porque Yahvé reprende a aquel que ama » (Pr. 3,12). « Azota a todos los hijos que acoge » (Hb. 12,6). De esto me he podido convencer en la pastoral…

Beato Bernardo, ruega por nosotros.

Si por la intercesión del beato Bernardo Lichtenberg su oración ha sido escuchada, le rogamos lo co­mu­nique al postulador diocesano:

Dr. Gotthard Klein
Bethaniendamm 29
10997 Berlin
ALEMANIA

postulator@bernhard-lichtenberg-kapelle.de
Bernhard-Lichtenberg-Kapelle